lunes, 4 de junio de 2018

Black Mirror Temporada 4.

Si la ves pixelada es que tienes el control parental activado.
Cuarta temporada ya, y eso que parece que fue ayer cuando empezamos. En general creo que se ha vuelto un poco más pisimista (como diría Vicente en "Agua, azucarillos y aguardiente") que la tercera temporada pero no llega a esas cotas que alcanzaron las dos primeras. Pero dejemos las anteriores temporadas (que para eso ya están las otras entradas) y pasemos a la que os ocupa:

4x01 [USS Callister]: Me ha encantado ese inicio en plan serie de los cincuenta, y ese final tan desternillante, aunque me sigue faltando que me deje mal cuerpo el episodio. 

4x02 [Arkangel]: Bastante triste el contenido de este y...nada raro realmente, me gusto el detalle de la pintura roja, aunque eché en falta que la propia compañía la liara y tal.

4x03 [Cocodrilo]: Muy normal, no hay nada realmente que destacar. 

4x04 [Hang the DJ]: Mola como han mostrado la evolución de la relación, aunque...malditos finales felices...esto parece white mirror. 

4x05 [Cabeza de metal]: No estuvo mal, sobretodo me moló meternos en la piel del perro, aunque uno se pregunta porque no entierra al bicho cuando tuvo la oportunidad. 

4x06 [Black museum]: No ha estado muy allá y eso sumado a algún reciclaje de ideas (que no es el único que lo hace pero sí donde más se nota) le hace palidecer ante otros, aunque eso si, los guiños han estado muy guays.

En lo personal el mejor capítulo es el segundo, luego habría un empate entre el primero y cuarto, a continuación y por igual irían el tercero y el quinto, y finalmente el peor sería el sexto.

¿Para cuando en el noticiario?
No me podía ir sin una curiosidad a modo de conclusión, y es que leí dos noticias (que bien podrían ser más amarillistas que otra cosa pero no dejan de ser curiosas) que parecían más propias de un apócrifo escrito por un fanático de la serie que de la realidad:
  • La primera es de una mujer que clonó la mente de otra persona y la pusó en un robot, un claro ¿homenaje? al capítulo 1 de la temporada 2.
  • La segunda es la de China poniendo un sistema de puntuación social, ¿alguien se ha visto demasiadas veces el capitulo 1 de la temporada 3?
Aquí un par de enlaces al primer punto y al segundo, como en teoría son medios serios (sexta y 20 minutos) y no de broma (el mundo today por ejemplo) algo de credibilidad tendrán pero tampoco he mirado más allá de la anécdota.

PD: Veo un patrón, siempre es el primer capítulo, ¿será la siguiente noticia el primero de esta temporada?

viernes, 1 de junio de 2018

Un pequeño favor. The Dresden Files XI



Harry Dresden está pletórico: en un año, no ha sufrido ninguna tentativa de asesinato. El mayor problema que ha tenido últimamente ha sido lidiar con la torpeza patológica de su nueva aprendiz, así que el futuro parece halagüeño. Por desgracia, el pasado no es, ni de lejos, tan benévolo. Una vieja deuda lo ata a Mab, monarca de las hadas de la Corte de Invierno y reina del Aire y la Oscuridad. Harry le debe aún dos favores y el momento de saldar cuentas ha llegado. Aparentemente, se trata solo de resolver una menudencia, pero no puede negarse. Acabará atrapado entre un enemigo espeluznante y un aliado mortífero, obligándolo a medir sus lealtades y probar los límites de su destreza. Vaya sorpresa.

Nueva entrega de Dresden.

En esta nueva entrega podemos decir que se empieza a ver el potencial que Harry Blackstone Copperfield Dresden tiene dentro, y como las demás fuerzas involucradas lo empiezan a notar.

En cuanto a la trama vemos como se han ido reunido tramas o partes de tramas de libros anteriores y se juntan a los personajes tanto “buenos” y “malos” dando lugar a esta nueva historia donde por supuesto Harry es el punto central. Otro punto en cuanto a la trama es que vemos que aunque las tramas se enlacen entre los libros, tenemos que cada uno es un libro en el que se relata un caso, que cuenta con una trama en común de fondo y así se puede ver como se unen todos los libros. 

En cuanto al ritmo, me está sorprendiendo mucho pues aunque es el décimo libro, este se sigue manteniendo y vemos el ritmo que caracteriza a cada novela y por esto mismo la lectura del libro no se hace monótona ni repetitiva.

En cuanto a personajes vemos personajes ya conocidos como son Molly, Murphy, Harry, Michael, Thomas, Sanya, Luccio, Ivy, Kinkaid, Nicodemus, Mab, y además aparecen nuevos personajes como los broncos, otras hadas tanto de verano como invierno y los malos malosos que son los Denarios.

Thomas vuelve a tener un papel bastante secundario cosa que creo que es un error pues se puede sacar mucho partido él. Después tenemos a Molly que no termina de tener mucha importancia, y más con el tipo de magia que practica y por lo tanto todo el peso de ayudar a Harry recae en Murphy. 

En lo concerniente a Luccio, mi impresión de la capitana, no es buena, ya que no termino de ver el giro inesperado que se quiere dar con ella.

A favor esta la gran aparición de El Archivo y Kincaid y el enfrentamiento contra los ángeles caídos que a mi entender es una de las mejores partes del libro junto con los descubrimientos de Harry sobre su propia magia.

Para concluir quiero decir que este nuevo libro te deja con ganas de más, pues tras los descubrimientos que se van a haciendo a lo largo del libro quieres saber cómo se van a desarrollar estas nuevas revelaciones.

viernes, 11 de mayo de 2018

Gauntlgrym. Transiciones I

Soy Drizzt Do’Urden, antaño perteneciente a Mithril Hall, amado por una esposa y amigo de un rey y otros compañeros no menos maravillosos. Todo eso forma parte de la corriente de mi memoria, que fluye ahora hacia orillas más lejanas, ya que ha llegado el momento de retomar el rumbo… y de recuperar mi corazón. 

Soy Dahlia Sin’Felle y llevo siete diamantes en la oreja izquierda, uno por cada uno de los amantes a los que he asesinado, además de dos pequeños pendientes en la derecha por los amantes que aún debo matar. Sirvo a Thay… de momento. 

Soy Gauntlgrym, la legendaria patria de los enanos Delzoun, la leyenda más sagrada de su historia, la fuente de la forja eternamente encendida, el lugar que Bruenor Battlehammer ha buscado durante más de medio siglo… y sigo esperándolo.

Nueva trilogía del elfo oscuro.

El desarrollo de la trama es interesante y no has sido muy lento, es más me atrevería a decir que llega al ritmo de trilogías anteriores como la de El valle de Vientohelado. Además, podemos decir que la trama se divide en tres historias que van en paralelo hasta que dos de ellas se juntan además de los saltos temporales que se forman, pues de la última trilogía a esta transcurren como 50 años y luego hay otro salto de otros 10 años.
No voy a hablar mucho del ritmo y la narrativa porque ya es conocido por todos el ritmo vertiginoso de Salvatore y las descripciones de peleas al detalladas.

En cuanto a personajes, pues vemos a personajes conocidos como son Drizzt, Bruenor, Athrogate y Jarlaxle y se añaden nuevos como Dhalia, Herzgo Alegni, y el asesino Barrabus el Gris.
Drizzt ha cambiado desde los hechos de transiciones, su personalidad se ha vuelto más oscura y que al contrario de otros que beben para olvidar, Drizzt lucha para olvidar, cosa que Jarlaxle se da cuenta y en mas de una ocasión se lo hecha en cara. Bruenor solo tiene una cosa en mente encontrar Gauntlgrym y poco más que decir, pues es el arquetipo de enano que no para hasta que no consigue lo que busca o lo matan en el intento, que básicamente es todo lo contrario a Athrogate, el cual solo quiere beneficio aunque también se ve en el la semilla enana de reverencia a sus antepasados y su lealtad a la raza enana. Al igual que Bruenor tenemos a Jarlaxle del cual nos explican un poco más de lo que sabíamos de anteriores entregas, y ese poquito que explican tiene mucho que ver con el aprecio que le tiene a Drizzt. Y por último tenemos a Dahlia una elfa atormentada por el pasado cuando toda su aldea fue atacada por Herzgo Alegni y del cual ha jurado venganza y que esto la llevo a aliarse con un archimago lich pero conforme avanza el libro se va dando cuenta de que no todo lo que hace es correcto y eso le hace cruzar la línea y unirse a Drizzt y compañía.

Una cosa que he visto que a mí me es indiferente pero a que a otros puede afectarle y más entendiendo que es un libro que corresponde a una trilogía donde el prota es Drizzt, es que tanto este como Bruenor no sean siempre el punto de atención como sucedía en anteriores trilogías con los compañeros de el Valle de Vientohelado que siempre estaban en el punto de mira del lector. Es más, yo creo que esto es un punto a favor pues  la introducción de nuevos personajes y lugares requiere de mas espacio que los ya conocidos, pero ya digo para gustos colores.

Como final quiero destacar que una vez leído este libro te deja con ganas de seguir leyendo más y ver que puede hacer Drizzt junto a Dahlia y como van avanzando en sus cambios.

lunes, 7 de mayo de 2018

Infumables.

¿Que es algo infumable? Aunque sólo lo uso para los libros, se puede extender a toda aquella obra que por determinadas razones dejas de lado por ser demasiado tediosa.
Así que se podría decir que lo que sigue es una lista con mis fracasos como lector, o bien una lista con los fracasos de los escritores a la hora de realizar su obra, en cualquier caso, lo que sí está claro es que son una lista de lecturas inconclusas:

Niebla.
No, aquí no aparece el perro de Heidi.
Esta obra de Miguel de Unamuno tiene el dudoso honor de ser el infumable original. Esta aportación de una profesora de lengua como lectura obligada, se hizo tan tediosa que hasta me obligó a buscarme un par de resúmenes sobre la obra para poder saber de que hablar en el exámen/redacción/loquefuere. Respeto es la palabra que me viene a la cabeza recordándolo, no sólo por no recordar ni de que trataba sino porque a día de hoy no me he atrevido ni a ver la portada (la imagen ue sale arriba no es la primera versión que leí, cualquiera la recuerda ya).

Silmarillion.
¿Habrá algo peor del autor? Esperemos que no.
En el principio estaba la primera peli del Señor de los anillos, que ví, disfruté y obrsevé que era vástaga (por así decirlo) de un libro, así que me lancé a leer el libro del señor de los anillos, previa lectura del Hobbit, todo era bonito y disfrutable (salvo por aquellas interminables descripciones que aportaron/aportan entre cero y nada), y llegó el turno del Silmarillion, que puedo decir, una lectura lenta, tediosa y a la que aportaba más al libro de lo que el libro me aportaba, así que tras coger algo de polvo en la mesilla fue deportado a la estantería de la que nunca debió salir.

Historia de dos ciudades.
Eran dos tipos requetefinos, eran dos tipos...cuasi divinos, eran...
Eran años de buen sentido y de locuras; época de fe y de incredulidad; pero lo que está claro es que si tras 100 páginas un libro es sólo monotonía y avanzar páginas sin más interés que el de acabarlo es mejor devolverlo a la estantería y saltar al siguiente, y es una pena porque con Dickens he disfrutado de otras historias.

Anna Karenina.
Esta vez si que es mejor la peli que el libro.
Todos los libros fumables se asemejan; cada infumable es influmable a su modo, ya que hasta ahora podíamos echar balones fuera (ya sea porque era una lectura impuesta, porque otros libros del autor sí habían estado interesantes, etc) pero en esta ocasión no. Pese a que me habían dicho que los rusos escribían muy lento, pero que muy lento, decidí lanzarme a leerlo motivado porque me habían regalado el libro en el Carrefour (con razón lo regalaban jaja) y porque la película de 2012 me había gustado mucho. La historia en sí no es mala, el problema es precisamente el que me habían comentado, que Tolstoi es lento de narices, me revientan (y mucho) esos libros en los que describen hasta el color del aire (Tolkien con los paisajes, G.R.R.Martin con las comidas, son buenos ejemplos) para llenar páginas sin más (que está muy bien para situarse pero la mayoría de las veces no son necesarias), pero al menos en esos casos si quiero puedo agilizarlo saltándome alguna línea/parrafo llegado el caso; en el caso de Anna Karenina no puedo, porque su lentitud no viene de largas descripciones (que tiene pero no hasta el punto de los mentados) sino de que en 20 páginas lo único que ha pasado es que se han saludado dos personajes, con lo que mi ritmo de lectura se resiente bastante. Dos cosas que me sorprendieron para bien de este libro (de los otros no hablo porque hace tanto de ellos que ni me acuerdo) fue el detallazo de incluir una pequeña guía sobre como se pronuncian los nombres rusos (y por ende las letras extrañas en el alfabeto que usamos) y el hecho de que cuando hablan en otro idioma lo dejaran tal cual, que es una chorrada (son frases sueltas que no aportan nada realmente) pero me pareció lo suficientemente curioso como para mencionarlo.

Tras estas pequeñas "aventuras" lecturiles, sólo queda decir que esta breve narración pretende ser un recordatorio de que libros debo (y, porqué no decirlo, la gente en general) mantenerme alejado a la par que un recordatorio para en un futuro darle otro tiento y reafirmarme en lo infumables que son las lecturas o bien en desdecirme.

domingo, 22 de abril de 2018

El corazón de Tramorea

Quedan pocos días para que las tres lunas entren en conjunción y el dios loco Tubilok abra las puertas del infernal Prates, lo que provocará la aniquilación de Tramórea. Kratos y Derguín tratan de evitarlo, cabalgando por separado hacia la misteriosa Tártara, la ciudad prohibida del este que flota sobre el abismo.

Mientras tanto, Tarimán vuelve a forjar, mil años después, una espada de poder. Ariel intenta burlar las acechanzas del nigromante Ulma Tor y devolverle Zemal a Derguín, y los magos Kalagorinôr tratande ayudar a los humanos en su desesperada carrera contra el calendario y los dioses. Salvo Mikhon Tiq que, conocedor del terrible secreto de su propio origen, parece haberse convertido en aliado de Tubilok. Todas las piezas están colocadas en el tablero para una última partida. Para algunos, el premio es la supervivencia y la posesión de Tramórea. Para otros, el dominio absoluto de toda la realidad. El destino de universos enteros depende de la batalla final, que se librará bajo las rojas llamas del Prates, en el corazón de Tramórea.

Último libro de la tetralogía de Tramorea.
A diferencia del tercero con el segundo que pasan cinco años desde la publicación de uno a otro, en este caso la publicación solo tarda un año, y la trama continúa en el mismo punto donde lo dejo el tercer volumen.


En cuanto a al ritmo, hay momentos que se hace muy pesado debido a todas las explicaciones que se deben dar con respecto al pasado de Tramorea, los dioses y demás elementos que permiten cerrar las diferentes etapas que se van viendo a lo largo de la saga. Son necesarias estas explicaciones, pero esto penaliza.

En cuanto a los personajes, se puede ver como cada uno sigue un camino diferente, pero que al final terminan todos en el mismo lado como era de prever. Con Derguin vemos como aun le consume la falta de zemal, pero también le vemos a un Derguín que empieza a madurar y con una inteligencia que pocos en el libro salvo Ahri pueden llegar. Además de que su ingenuidad va desapareciendo y se convierte en lo que se tenía que convertir.

Kratos, al contrario que Derguín no evoluciona casi nada, solo se le ven esos deseos irrefrenables de conseguir una espada de poder y la envidia a su discípulo Derguin que el corroe, pero por lo demás es el mismo hombre rígido y con un carácter difícil de moldear.

Tubilok el malo, es el típico que ha llegado a lo más alto que podía llegar, pero con su afán de superarse a sí mismo y los demás, cruza la línea y no le importa nada ni nadie salvo el mismo y por lo tanto hará todo lo que quiera porque para ello es un ser superior y nadie le impedirá trascender a un estado superior al que está ahora.

Mikhon Tiq, en ningún momento sabes que va a hacer. Las experiencias vividas en el libro del espíritu del mago se cristalizan en este libro y se explica que le paso realmente en el encierro que vivió dentro del syfron. Su comportamiento no era el que esperaba, pues yo creía que al igual que Linar y Kalitres su idea era salvar Tramorea tanto de los dioses como de las Morias, pero no es así, él encarna lo que realmente es ser un Kalagorinôr (aquellos que esperan a los dioses), que simplemente es impedir que nadie acceda al onkos donde viven las Moiras y vigilar los distintas branas que son controladas por estas e informar de lo que sucede en ellas.

Togul Barok, que se presentaba como el malo en La Espada de Fuego, pero acaba siendo uno de los salvadores y sin dejar de ser quien es, un poderoso emperador sin escrúpulos, que termina trabajando codo con codo con Derguin, Kratos, Linar y compañía para salvar Tramórea.

Hay muchos más personajes que se podrían plasmar en estas lineas como Ahri y su increíble capacidad para los números, Kybes o Baoyim, Darkos, Ariel, Ulma tor y su identidad como tindalo, los distintos dioses, pero harían falta ríos y ríos de palabras para poder mostrar todas las características de estos.

Para finalizar los puntos que más me han gustado han sido la naturalidad con la que el autor muestra la relación homosexual entre Mikha y Tubilok, una relación sin complejos ni vergüenzas, simplemente muestra a dos personas demostrando sus sentimientos sin ningún tipo de tapujos, aunque también he de decir que la orientación sexual de Tubilok me sorprendió.

La otra cosa que me ha gustado mucho es la evolución que lleva al lector de un mundo de  fantasía a otro de ciencia ficción, creando un ambiente que mezcla ambos de géneros, cuyos estandartes son los dioses para la ciencia ficción y los humanos para la fantasía.

Lo negativo, al ser varios libros de fantasía en su mayoría, en este cuarto libro cuando empieza el autor explicar teorías científicas o la creación de Tramorea como si no hubiera un mañana, el lector, puede sentirse un poco abrumado porque son muchas cosas que procesar, pero es de agradecer a Javier Negrete la división entre la creación de los dioses y del planeta de Tramorea, además de las distintas características de las branas.

En resumen, creo que esta saga es una de esas que no pueden dejar de leerse, pues no va a dejar indiferente a nadie, y además puede ser una saga premonitoria a lo que, si algún día se llega, un día puede ser la humanidad.